Home / Productos / Laboratorios / Patologías / Principios Activos / Acción Farmacológica

 
 
Home / Vademécum / Productos

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z @
   
 
 
Producto : DINAFLEX 1,5 g 
Descripción

composición.

cada sobre de granulado contiene: glucosamina sulfato 1.500 mg, excipientes cs. 


1. acción farmacológica

los conocimientos actuales de la fisiología y la farmacología del cartílago articular está cambiando radicalmente el enfoque del tratamiento médico de la artrosis.


hasta hace unos pocos años, los fármacos sólo se utilizaban para aspectos secundarios de la enfermedad, como el control del dolor y de la limitación de la movilidad mediante la influencia sobre la inflamación añadida al proceso degenerativo o la actuación sobre los mecanismos generales del dolor.  por lo tanto, se utilizaban, y se siguen utilizando, los analgésicos puros y los antiinflamatorios en la práctica clínica diaria.


aunque siguen siendo una parte fundamental del tratamiento farmacológico, sobre todo administrados en ciclos cortos, es evidente la necesidad de fármacos que actúen de modo específico sobre la artrosis.  en este cambo, el enfoque terapéutico ha sido hasta ahora empírico.  en el pasado se propusieron distintas categorías de agentes farmacológicos.


recientemente, la ilar ha propuesto una clasificación y un conjunto de pautas para la realización de los ensayos de los nuevos fármacos específicos para esta enfermedad, que se han denominado fármacos de acción lenta para las osteoartritis slow acting drugs in osteoarthritis (sadoa).


el sulfato de glucosamina se ha propuesto como sadoa debido a sus características farmacológicas y farmacocinéticas.


farmacología

la glucosamina es un aminomonosacárido y uno de los componentes básicos de las unidades disacáridas de los glucosaminoglicanos del cartílago articular.  por lo tanto, se supone que la glucosamina exógena entra en el metabolismo de los condrocitos y puede ejercer otras actividades farmacológicas.  en este sentido, la glucosamina se emplea en forma de sulfato, ya que según todos los autores, los iones sulfato contribuyen a su acción farmacológica.


en realidad, los estudios in vitro demostraron que el sulfato de glucosamina es un sustrato esencial y preferido para la biosíntesis de los glusosaminoglicanos.  los estudios clásicos in vitro de roden demostraron que la glucosamina estimula la captación de so4, un marcador de la síntesis de glucosaminoglicanos, por el cartílago, al tiempo que inhibe la captación de glucosa marcada (que se utiliza generalmente para esta síntesis).  la explicación posible es que la glucosamina entra en una vía metabólica que es más fácil para el condrocito y que necesita menos energía que la que se inicia en la glucosa.  la glucosamina se transforma después en sus derivados n-acetil-glucosamina o galactosamina, que son los precursores del ácido hialurónico del condroitin sulfato o del keratansulfato.


más recientemente, vidal y col. demostraron que la glucosamina puede estimular la captación de so4 y de h-prolina en el cartílago articular de la cabeza femoral de la rata.  estos resultados se obtuvieron también en estudios experimentales ex vivo después de tratar a los animales durante 14 días con glucosamina oral.


al ser la h-prolina un marcador de la síntesis proteica, estos experimentos indicaban que la glucosamina no sólo es capaz de estimular la producción de glucosaminoglicanos, sino también la de proteoglicanos en general.


esta última conclusión se confirmó en experimentos recientes realizados por bassleer y franchimont, quienes pudieron demostrar que el sulfato de glucosamina puede estimular la síntesis de proteoglicanos por parte de condrocitos humanos diferenciados cultivados en racimos.  la glucosamina indujo un aumento significativo de la cantidad de proteoglicanos que se liberaron tanto en el medio de cultivo como en el interior de los grupos de condrocitos, lo que indica que estos proteoglucanos de nueva síntesis se integraban fisiológicamente en el interior de los racimos de condrocitos para formar la matriz extracelular.  el hecho de que la inmunorreactividad cromatográfica de estos proteoglicanos mostrará una relación estrecha con un perfil fisiológico en cuanto a peso molecular y complejos con ácido hialurónico conformaba esta hipótesis.


el sulfato de glucosamina también es capaz de proteger a los condrocitos de la acción perjudicial de la dexametasona.  además, aunque todavía no se conocen por completo las complejas actividades de los fármacos antiinflamatorios no esteroides (aine) sobre el metabolismo del cartílago, se ha asegurado que la glucosamina protege el cartílago articular de los efectos lesivos de ciertos aine.


en recientes artículos de revisión se resumieron comunicaciones anteriores de la actividad del sulfato de glucosamina en algunos modelos animales experimentales de artrosis.  estos datos deben confirmarse mediante las técnicas más recientes disponibles en este campo de investigación.


además de sus efectos sobre el metabolismo de los condrocitos, el sulfato de glucosamina presenta actividad sobre la inflamación.  de hecho, pudo inhibir los efectos proinflamatorios de diversas sustancias (carragenina, dextrano, formalina, ácido acético) en modelos experimentales in vivo.  es interesante destacar que la glucosamina no tuvo efecto inhibidor sobre la síntesis de prostaglandinas, pero si inhibió la generación de radicales superóxido por los macrófagos y la actividad de la enzimas lisosómicas.  esta última actividad tiene un especial interés, y se necesitan estudios ulteriores para valorar un posible efecto del sulfato de glucosamina en el inhibición de las metaloproteinasas o de otros enzimas que degradan el cartílago, efecto ya descrito en otras molecular sulfatadas.




la glucosamina fue también eficaz administrada por vía oral en modelos experimentales de inflamación subaguda, artritis mecánica subaguda y artritis  inmuno reactiva con inflamación generalizada, lo que respalda la idea de una clara actividad "antirreactiva" de esta sustancia.


2. farmacocinética del sulfato de glucosamina

el sulfato de glucosamina es una molécula pequeña (peso molecular = 456,42) y una sustancia pura obtenida mediante síntesis química; debe diferenciarse por tanto de otras sustancias farmacológicas que se han propuesto para el tratamiento de la osteoartritis y que son polisacáridos de alto peso molecular, principalmente obtenidos por extracción.


en el organismo, el sulfato de glucosamina se disocia en ion sulfato y d-glucosamina (peso molecular = 179,17), que es el principio activo.


a 37ºc la glucosamina tiene un pka de 6,91 que favorece su absorción en el intestino delgado y, en general, el paso de todas las barreras biológicas.


estas propiedades fisicoquímicas convierten a la glucosamina en una sustancia de fácil absorción y con buena difusión, como se ha confirmado a nivel experimental.


la farmacocinética de la glucosamina sulfato se estudió ampliamente en ratas y en perros empleando glucosamina marcada uniformemente con glucosamina radiomarcada.


tras administración por vía oral en perros, la radiactividad aparece rápidamente (15 minutos) en el plasma y se debe a glucosamina no modificada, como se demuestra por cromatografía de intercambio iónico.  los picos en plasma de glucosamina libre se alcanzan a los 60 minutos y luego disminuyen lentamente.  cuando se comparan las auc después de la administración i.v. y oral, parece que la biodisponibilidad absoluta de la glucosamina procedente del aparato digestivo es de un 72%.  de hecho, según estudios de la excreción fecal de radiactividad en perros, la absorción en el aparato digestivo es el 87% de la dosis administrada.


la radiactividad de la glucosamina libre en plasma se difunde con rapidez a distintos óranos y tejidos que tienen la capacidad de concentrar la glucosamina del plasma.  este fenómeno se demostró midiendo a distintos intervalos la radiactividad presente en diferentes tejidos en el perro mediante una técnica de autorradiografía en la rata.  la incorporación al cartílago articular se ve rápidamente después de la administración tanto i.v. como oral y persiste en cantidades notables a lo largo del tiempo.  este comportamiento probablemente representa la base farmacocinética para la actividad farmacológica y terapéutica de la glucosamina.


otros órganos que pueden concentrar la glucosamina son el hígado, que probablemente la utiliza en diferentes procesos de biosíntesis (incluida la síntesis de glucoproteínas plasmáticas) y el riñón.  la fracción de glucosamina que no se emplea en procesos de biosíntesis (en torno a un 30%) se excreta en la orina, y una pequeña porción se excreta en las heces.


una fracción notable de la radiactividad se elimina en el aire espirado en forma de co2 , lo que indica un metabolismo muy activo de la glucosamina y sus derivados en los tejidos, incluido el cartílago articular.


en humanos se han hecho estudios amplios con la molécula marcada con 14c por razones éticas.  los métodos en frío (cromatografía de intercambio iónico) no son muy sensibles y no permiten describir de moso exacto el perfil farmacocinéticos.  los estudios realizados en adultos sanos voluntarios a los que se administró glucosamina sulfato fría por vía oral e i.v. para valorar después la glucosamina en plasma y orina mediante cromatografía de intercambio iónico demostraron que la farmacocinética de la glucosamina en los humanos no es diferente en lo esencial de la observada en perros y ratas.


recientemente pudo realizarse un pequeño estudio con 6 voluntarios varones sanos a los que se dividió en 3 grupos de 2 sujetos cada uno, a los que se administró glucosamina sulfato marcada con 14c por vía intravenosa, intramuscular u oral, respectivamente (fig. 1 y 2)

la dosis de glucosamina fue semejante a la que se emplea con fines terapéuticos y se midió la concentración de radiactividad en plasma, orina y heces.


los resultados, a pesar del escaso número de pacientes, son semejantes a los obtenidos previamente en animales de experimentación.  en particular, se consiguió demostrar una buena biodisponibilidad absoluta tanto por vía i.m. como oral.  por vía oral, la radiactividad recuperada en las heces fue sólo un 11,3% de la dosis administrada, lo que demuestra que al menos un 89% de la glucosamina administrada por vía oral se absorbe en el aparato digestivo (fig. 3 y 4)

estudios clínicos con sulfato de glucosamina

varios estudios clínicos controlados han demostrado que la administración parenteral (i.v., i.m. o intraarticular) u oral de sulfato de glucosamina puede mejorar los síntomas de la osteoartrosis (dolor y limitación del movimiento) en ciclos de tratamiento de 4 - 8 semanas.


recientemente se ha realizado una revisión de las últimas experiencias clínicas que confirma estos resultados.


en el primero de estos estudios, realizados por reichell y colaboradores, se incluyeron 252 pacientes ambulatorios afectos de gonartrosis (criterios de laquesne) en un estudio multicéntrico prospectivo controlado con placebo, aleatorio y doble ciego con grupos paralelos.  el estadío radiológico estaba entre 1 y 3, con un índice de gravedad de lequesne de al menos 4 puntos y síntomas de al menos 6 meses de evolución antes de la inclusión en el estudio.  se administraron 500 mg de sulfato de glucosamina por vía oral tres veces al día durante 4 semanas.


el índice medio de lequesne disminuyó de modo significativo durante todo el período de tratamiento en el grupo al que se administró glucosamina en comparación con el grupo placebo.  los pacientes con respuesta al tratamiento (los que mostraban una reducción de al menos 3 puntos de índice de lequesne acompañada de una valoración global positiva por parte del investigador) fueron un 55% en el grupo tratado con glucosamina y un 38% en el tratado con placebo (p=0,014, prueba exacta de fisher; esta diferencia significativa se mantuvo incluso en la población de intención de tratar).


solo aparecieron efectos secundarios de poca gravedad (principalmente leves molestias gastrointestinales o reacciones cutáneas seudo alérgicas en el 6% de los pacientes tratados con glucosamina (4% de abandonos), y en el 10% de los pacientes tratados con placebo (6% de abandonos).


noack y colaboradores realizaron un estudio semejante sobre 155 pacientes afectos de gonartrosis a los que se trató con glucosamina (o placebo) por vía intramuscular a una dosis de 400 mg dos veces a la semana, durante 6 semanas.  los resultados en cuanto a eficacia fueron aproximadamente los mismos que en el estudio en que la administración se hacía por vía oral (tasa de respuestas:  55% en el grupo tratado con glucosamina frente a 33% en el grupo placebo: p=0,012) y la tolerabilidad fue igual de buena.


la actividad sintomática del sulfato de glucosamina en el aosteoartrosis fue estudiada más a fondo por müller - fassbender y colaboradores en un estudio multicéntrico aleatorio doble ciego, en grupos paralelos, en el que se compararon el sulfato de glucosamina (500 mg) y un aine (ibuporfeno 400 mg).  el ensayo fue realizado con 199 pacientes hospitalizados con gonartrosis activada (es decir, con signos clínicos evidentes de inflamación sobre una enfermedad diagnosticada a nivel radiológico) y un índice de lequesne de al menos 7 puntos.  no hubo diferencias significativas en el porcentaje de pacientes que respondían (definidos como los que tuvieron una reducción de al menos 2 puntos del índice de lequesne, acompañada de una valoración global positiva por parte del investigador) al cabo de cuatro semanas de tratamiento:  51% del grupo tratado con ibuprofeno frente a 48% del tratado con glucosamina.  la mejoría fue claramente más rápida en el grupo tratado con el aine (41% de respuestas después de la primera semana, frente a sólo un 23% en el grupo tratado con glucosamina), pero no se observaron diferencias a partir de la segunda semana.


la glucosamina se toleró mejor que el ibuprofeno, y sólo el 7% de los pacientes presentaron efectos secundarios, frente al 37% de los que recibieron el aine (p<0,001)


la actividad clínica del fármaco se confirmó recientemente también en otra localización de la enfermedad, la osteoartrosis vertebral.


mejoran tanto el dolor como los parámetros de funcionalidad en un grupo de 80 pacientes con osteoartrosis cervical o lumbar tratados con sulfato de glucosamina oral (1500 mg/día) durante 6 semanas en comparación con un grupo de iguales características tratado con placebo.  el estudio fue aleatorio, doble ciego y en grupos paralelos.  es interesante el hecho de que la mejoría clínica persistió durante al menos 4 semanas tras la suspensión del tratamiento en el grupo al que se administró glucosamina.


en conclusión, los ensayos clínicos controlados demostraron que la glucosamina es significativamente más eficaz que el placebo y al menos tan eficaz como los aine convencionales en el control de los síntomas de la artrosis.  al mismo tiempo, la glucosamina fue tan bien tolerada como el placebo y significativamente mejor tolerada que los aine.  la mejoría clínica en el grupo tratado con glucosamina es evidente a las dos semanas de tratamiento y se mantienen durante todo el ciclo de tratamiento de 4 - 8 semanas.


hay que destacar que el efecto de la glucosamina se mantiene incluso después de la suspensión del tratamiento.  se están realizando diversos estudios para confirmar su actividad en ciclos de tratamiento más largos y para realizar una valoración mejor del efecto sintomático después de la suspensión del tratamiento, así como de la posible asociación de la glucosamina con aine.


se están realizando también ensayos clínicos a largo plazo (3 años) con evaluación objetiva de la evolución de la osteoartrosis mediante técnicas de imagen y marcadores bioquímicos.  en el momento actual estamos participando en un estudio multicéntrico aleatorio doble ciego, controlado con placebo, en pacientes con gonartrosis.  los criterios de evaluación principales son la medida de la reducción del espacio articular mediante radiología estándar y el grosor del cartílago medido mediante ecografía.


conclusiones:

el sulfato de glucosamina es una molécula pequeña bien caracterizada a nivel farmacológico.  tiene un efecto farmacológico específico sobre el cartílago articular y posee actividad sobre los procesos inflamatorios generales. sus propiedades fisicoquímicas son las responsables de su beneficioso perfil farmacocinético.





en estudios clínicos, se ha demostrado que la glucosamina es un fármaco sintomático de acción lenta, en la osteoartrosis (symptomatic slow acting drug in osteoarthritis (sysadoa), por cuanto alivia los síntomas de la enfermedad de modo selectivo, con un retardo de unas pocas semanas en el inicio de su actividad, que se mantiene luego durante todo el tratamiento e incluso después de su suspensión.


estudios clínicos a largo plazo están evaluando los posibles efectos de la glucosamina sulfato sobre la modificación de la enfermedad.


indicaciones.

suplemento de carencia endógena de la sustancia en artrosis primarias de diferente localización y artrosis generalizada.


usos:

artrosis primaria y secundaria, osteocondrosis, espondilosis, condromalacia de la rótula, periartritis escapulohumeral. 


contraindicaciones, precauciones y advertencias

hipersensibilidad individual a la glucosamina. embarazo. fenilcetonuria. 


lactancia:  usar sólo en caso de estricta necesidad y con precaución.


interacciones.

la administración oral de glucosamina sulfato puede favorecer la absorción gastrointestinal de tetraciclinas y reducir la de penicilina y cloramfenicol.


no existe limitación a la administración simultánea de analgésicos o antiinflamatorios esteroides o no esteroides. 


efectos adversos

halitosis, náuseas, vómitos, dispepsias, dolor epigástrico, sensación de quemadura, constipación, anorexia, meteorismo, dolor de cabeza, insomnio, los que en general son de carácter leve.  raramente se ha reportado eritema y prurito.


posología y forma de administración

1 sobre por día (disolver en un vaso de agua) durante 6 semanas.


conservación:

en su envase original, a temperatura ambiente, al abrigo de la luz y humedad.


presentación

envase conteniendo 15 y 30 sobres.



Acción Farmacológica
Terapia Antiartrosis
Principo Activo
Glucosamina Sulfato
Patologías
Artrosis / Reumatismo
Observaciones
 
Laboratorio : TECNOFARMA S. A. 
Las Violetas 2169 
Providencia 
5949201 
274 9942 
tecnofar@tecnofarma.cl 
www.tecnofarma.cl
   
 

 
.